Tagged Proyecto mARTadero

“La mejor forma de promover los datos abiertos es buscándolos, estudiándolos, investigándolos y compartiéndolos” — Daniel Cotillas

Daniel CotillasEntrevista a Daniel Cotillas (@danicotillas)
* Coordinador de Comunicación del Proyecto mARTadero

¿Para qué sirven los datos abiertos desde tu experiencia?
La información es la materia más valiosa con la que nos creamos y creamos sociedad. A través de ella podemos generar conocimiento por medio de diversos procesos, que cuanto más abiertos, más ricos. Los datos abiertos son la clave para que entendamos y desarrollemos esos procesos que nos permitan crecer de modos contextuales y glocales. Nos sirven para conocer cómo se teje el mundo, desde lo político por la implícita transparencia, hasta lo cultural, por las posibilidades de acceso a cada modo de hacer. Además, plantean un crecimiento exponencial de los saberes ya que partimos, de forma honesta, de lo que otra persona o colectivo ha creado y/o desarrollado. Y obviamente, nos hacen más libres, y no sólo por el acceso a ellos, sino por la responsabilidad que implica su uso.

Desde mi experiencia me baso de forma constante en datos abiertos a través de softwares libres, acceso a bases de datos para investigación social y experimentación artística con códigos abiertos para aplicaciones de net-art. El dato abierto se convierte entonces en esa materia sin la cual, hoy, no se entiende ninguna lógica comunicativa posible.

¿Cómo describirías la situación de Latinoamérica en cuanto al uso de Datos Abiertos?
En el caso boliviano se están haciendo tímidos avances para la publicación de ejecuciones presupuestarias por parte del poder público. De forma mucho más potente, colectivos sociales, espacios culturales, HackLabs, organizaciones vecinales, etc., están emprendiendo caminos de transparentación y acceso a la información.

Desde hace unos dos años el tema de Datos Abiertos en Latinoamérica se ha convertido en piedra angular de muchos procesos políticos. El año pasado, por ejemplo, se realizó el Abre Latam en México D.F. donde se socializaron no sólo planes sino además avances desde la administración mexicana por esa apertura a la información.

Ahora, la situación no será corresponsable hasta que podamos entender para qué queremos esos datos. Por ello, se hizo enormemente pesado y doloroso un encuentro como el mexicano bajo la sombra de los recién 43 desaparecidos de Ayotzinapa y un discurso oficialista donde los datos abiertos pudiesen convertirse en la panacea de la auténtica transparencia gubernamental. No es sólo cuestión de abrir datos, es el cambio social que debe venir emparejado a ello lo que nos debe guiar el accionar.

Otro gran reto para Latinoamérica (y seguramente el mundo) es separar de forma precisa el uso de datos abiertos para proyectos empresariales tipo startup donde se confunde de forma radical el acceso con la venta indiscriminada de tu privacidad para que puedas usar una app, y los datos abiertos como la base de construcción de nuevas y mejoradas democracias donde las sociedades no sólo tienen el acceso sino que lo ponen en práctica desde la corresponsabilidad.

¿Qué crees que podemos hacer como sociedad civil y cómo estado para promover el uso de Datos Abiertos?

Como sociedad civil creo que debemos poner en práctica una autocrítica muy seria a nuestros modos históricos de acceso a la información. Del mismo modo que esperamos que las problemas estructurales de nuestra ciudad o vida cotidiana vengan resueltos por una intrépida política pública, a veces nos quedamos sentadas/os esperando que nos digan qué, cómo, cuándo y dónde. La mejor forma de promover los datos abiertos es buscándolos, estudiándolos, investigándolos y compartiéndolos. Sobre todo compartirlos, de cualquier forma y modo: en charlas, debates, blogs, redes sociales…

Del mismo modo el estado necesita una reconfiguración de su estructura y de los roles de las personas que, elegidas a través de procesos democráticos algo caducos, se deben responsabilizar por los procesos de transparencia que llevan consigo los datos abiertos. En este sentido, el establecimiento de herramientas y procesos de diálogo y articulación social a través de espacios de encuentro con la sociedad civil urge de sobremanera. Tenemos hoy varios ejemplos en ciudades europeas como Madrid o Barcelona de cómo poner en juego gobiernos abiertos donde la tecnología pretende servir a la escucha de las demandas ciudadanas y actuar en consecuencia.

* Daniel Cotillas es licenciado en Comunicación y RR.PP. entre la Universidad Complutense de Madrid y la Haagse Hogeschool de La Haya (Países Bajos), su experiencia profesional se ha relacionado siempre con el mundo de la comunicación visual y las nuevas tecnologías entre España, Irlanda y Francia. Desde 2009 es coordinador de Comunicación del proyecto mARTadero y Fundación Imagen (Cochabamba, Bolivia) desde donde impulsa, junto a un gran equipo humano, diversos procesos de desarrollo social, artísticos y culturales. Apasionado de la Comunicación, la Cultura Libre, la gestión del conocimiento, el infoactivismo y el azar, a día de hoy se encuentra cimentando colaborativamente COMUN&CA, área creativa de comunicación del mARTadero, y el HackLab de Cochabamba. Si quieres saber más, le encuentras escribiendo en www.comunicacionabierta.net.

Share Button